CEN DE MORENA EXIGE DISTANCIA CON CJ | La “línea dura” del partido no quiere cercanía con el Gobierno estatal

CEN DE MORENA EXIGE DISTANCIA CON CJ | La “línea dura” del partido no quiere cercanía con el Gobierno estatal

El propio AMLO decidió que Rafael Marin deje de tener incidencia en el partido en Quintana Roo.

Y así gana poder la “línea dura” de Yeidckol Polevnsky, que ha ordenado: “Nada con el gobernador”. 

Enojos en MORENA por la “ingobernabilidad asistida” en Solidaridad y OPB, de la cual culpan en parte al Gobierno estatal. 

Y mucha preocupación por el Gobierno de Benito Juárez.

El objetivo número 1 del partido es ganar la mayoría del Congreso en 2019.

 

(La Opinión) 

 

MORENA podría empezar a marcar en breve una mayor distancia con el Gobierno estatal de Carlos Joaquín. 
Esa situación surge de los cambios internos que se hicieron en el partido en los últimos días. 
Fue el propio Rafael Marin Mollinedo, el hombre fuerte de MORENA en Quintana Roo, el que se encargó de decir que en la última visita de Andrés Manuel López Obrador a Cancún, el presidente electo le dijo, frente a otras personas, que ya deje las actividades partidarias locales, y se comience a concentrar en su tarea en el próximo gobierno federal. 
Desde ese momento Marin está, en los hechos, alejado de la dirección del partido. 
De inmediato llegó la otra orden desde la Ciudad de México, está vez en voz de la presidente del partido, Yeidckol Polevnsky. Dijo algo que viene repitiendo desde hace tiempo: “Nada con el gobernador”. 
En el CEN de MORENA están convencidos que las situaciones de “ingobernabilidad” que se han dado en Solidaridad y Othon Pompeyo Blanco, donde regidores de MORENA están en contra de sus propios alcaldes, cuentan con la colaboración del Gobierno estatal. 
Por supuesto, también saben que hay un fuerte componente interno, ligado al senador José Luis Pech, que es quien tiene la vinculación política con los dos síndicos rebeldes, Omar Sánchez Cutis, en Solidaridad, y Yensuni Martínez, en Othon Pompeyo Blanco. 
Por eso, Yeidckol ha pedido a todo el partido y los gobiernos municipales propios mantener la distancia con el Estado. 
La postura de Yeidckol no es nueva. Ella siempre estuvo a favor de marcar una distancia política con el Gobierno. Pero era Rafael Marin el que tenía contactos muy cercanos con el joaquinismo. 
Por eso, la decisión de alejar a Marin del partido, tomada por el propio AMLO, y de manera pública, se entendió como una clara señal de que empezará otra etapa en la relación entre MORENA y el joaquinismo. 
Por lo pronto, antes de fin de año habrá una nueva dirigencia estatal. El principal candidato a quedarse con el puesto es uno de los fundadores del partido en el estado, el actual vocero Ricardo Velasco. 
La otra opción sería una figura externa enviada por Yeidckol. 
Solo quedan un par de dudas: una, saber si Marin realmente va a alejarse de la dirigencia del partido, o querrá mantener su poder a la distancia. 
La otra duda tiene que ver con cuál es la postura de los alcaldes con respecto a la relación con el gobernador. 
Allí, todas las miradas confluyen en la alcaldesa de Cancún, Mara Lezama. Es el Gobierno más alejado del morenismo, y nadie tiene claro finalmente para qué lado jugaría si la situación política con el Gobierno estatal se tensa de cara al proceso electoral de 2019, donde MORENA tiene el objetivo de quedarse con la mayoría del Congreso local