El Teqroo podría quitarle a MORENA la mayoría en el Congreso

El Teqroo podría quitarle a MORENA la mayoría en el Congreso
Hugo Martoccia – Mesa Chica 

 

En esta semana que inicia, el Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo) deberá resolver el asunto más espinoso que quedó en sus manos luego de la elección del pasado 2 de junio: la distribución de los diputados plurinominales. 
Desde un punto de vista legal, las opciones no parecen demasiadas. Pero la presión política hace milagros jurídicos. La presidenta del Tribunal, Nora Cerón González, ha pugnado en los últimos días por una interpretación de la ley basada en la “proporcionalidad pura”, que serviría, en principio, para quitarle un diputado plurinominal a MORENA y dárselo al PAN.  
Otra de las opciones que tiene en vista es aún más drástica: le quitaría un diputado pluri a MORENA y uno al Verde, para dárselos al PAN y al PRI. Esa opción también implicaría sacarle al PRD la plurinominal de Iris Mora y entregársela al PES; el lugar le correspondería a Manuel Valencia Cardín. Así son las cosas de la política; hasta los aliados se enfrentan por una porción de poder 
La pregunta sería: ¿Son realmente tantas las opciones legales? La respuesta es: “no”. Lo que sucede es que Nora Cerón está en una encrucijada feroz: tiene encima la presión del oficialismo y la necesidad de no enfrentar al gobernador Carlos Joaquín; la presencia intimidante de MORENA; su batalla interna por la renovación de la presidencia del Teqroo con Víctor Vivas (a fin de año se renueva la presidencia) e incluso su probable reelección como magistrada, que se define el año que viene, y que debe pasar por un Senado que domina el lopezobradorismo. 
Después de todo ese embrollo político y de poder aparece (o debería aparecer y prevalecer) la ley, lisa y llana. 

 

LA OPCIÓN NATURAL 

 

Para hacer aún más complejo el escenario, hay en todos los expedientes sobre las plurinominales algunos aspectos realmente curiosos. 
Por ejemplo, dos juicios presentados por ex candidatos panistas (Carlos Orvañanos y Jesús Zetina) defienden, en sus escritos, argumentos de MORENA. Ambos consideran que el método que el Instituto Electoral del estado (Ieqroo) utilizó para calcular la sobre representación es erróneo. 
El método que los panistas y MORENA defienden, vale recordarlo, es la razón por la cual el Ieqroo decidió quitarle un plurinominal a MORENA y entregárselo a Confianza por Quintana Roo. Nada más y nada menos. 
Un dato: ambos juicios reconocen que a MORENA le corresponden tres plurinominales (lo dicen textualmente) pero luego, a raíz de los métodos que proponen, se la quitan. 
Casi podría decirse, entonces, que Nora no tiene ninguna otra salida que darle ese diputado a MORENA, porque casi nadie defiende la aberración del Ieqroo. La presidenta del Teqroo está en un laberinto, pero, como se dice, la mejor manera de salir de un laberinto es por arriba. 
En este caso, sería algo así como saltarse todas las formas. Y esa opción se la dan los juicios de los panistas. Veamos porqué. 

 

LA OPCIÓN SECUNDARIA  

 

Entonces ¿Por qué dos panistas apoyan en sus juicios, de manera colateral a MORENA? Porque en esa postura basan dos argumentos que son la salida “elegante” de Nora Cerón de este embrollo. (El entrecomillado de la palabra elegante es rigurosamente peyorativo). 
Uno de esos juicios, el de Orvañanos, propone imponer el principio de “proporcionalidad pura”. De manera abreviada, ese principio dice que el porcentaje de votos obtenido por un partido debe ser equivalente al porcentaje de integrantes que tiene en el Legislativo. 
En ese caso, el PAN estaría sub representado, porque tiene un 16% de la Legislatura (4 diputados, cada diputado es un 4% del Congreso) contra 20% de los votos. O sea, deberían darle un tercer plurinominal.
Esta opción es la que hoy más convence a Nora Cerón. La presidenta del Teqroo la ha comentado aquí y allá, casi en voz baja, para medir el impacto que podría tener. Pero el propio argumento del PAN contiene su antídoto. 
Allí se reconoce que ya hay antecedentes jurídicos de que la proporcionalidad pura es aceptada e incluso impulsada tanto por el Tribunal Electoral federal como por la misma Suprema Corte de Justicia, pero con la aclaración de que para imponerse debe estar “de manera expresa en la ley”. 
En el caso de Quintana Roo, el principio se menciona en un artículo de la ley, pero luego, en ese mismo artículo, se establecen parámetros muy claros sobre el reparto de plurinominales y los criterios de sub y sobre representación, que no dejan demasiado lugar a dudas.  
Esta poción tiene otra variante. Si se aplica rigurosamente, generaría cambios de fondo en todo el reparto de pluris, lo cual nos lleva a la tercera opción. 

 

LA OPCIÓN TEMERARIA 

 

La otra opción que se le presenta a Nora Cerón es aún más temeraria. En el juicio que presentó Jesús Zetina se establece una suerte de mezcla entre la sobre representación de los partidos y la de las coaliciones. 
Por eso, al sumar los niveles de sobre representación de MORENA y el Verde, más los que tienen con el PT, como aliados, se concluye que lo mejor, para tener un Congreso equilibrado entre porcentaje de votos y de diputados, sería quitarle un pluri a MORENA, uno al Verde, e incluso uno al PRD (el de Iris Mora) para entregarle uno al PAN, uno al PRI, y uno al PES. 
En ese caso, que es, se repite, el más temerario y arriesgado, el lopezobradorismo perdería su mayoría en el Congreso, porque MORENA quedaría con 7 diputados, el Verde con dos y el PT con tres, un total de 12. 
Pero hay más. En ese caso, los tres partidos que presidirían la Junta de Coordinación Política serían MORENA, el PAN y el PRI, y el Verde quedaría fuera. (Ver más detalles en la nota de abajo) 
O sea, sería otra Legislatura totalmente distinta a la que se espera. 

 

EL EMBROLLO POLÍTICO 

 

Los que conocen el entorno del Teqroo dicen que las presiones son demasiadas por estas horas. 
La presidenta del organismo tiene en sus manos los temas más espinosos que deben resolverse esta semana, y por eso, todas las miradas se dirigen hacia ella. 
Ya se dijo aquí en La Opinion; la magistrada hizo una jugada entre irregular e ilegal para evitar que todos los expedientes de las plurinominales se acumularan en manos de Víctor Vivas. Su relación con el magistrado es tensa. Vivas podría convertirse otra vez en presidente del Tribunal en diciembre próximo si Nora Cerón no logra convencer, a quien debe convencer, de que ella es confiable en ese puesto. 
Por otra parte, la magistrada debe renovar su cargo (o perderlo) a fin de 2020. Allí, su nombre se discutirá en un Senado dominado por el lopezobradorismo. Una versión que corrió en las últimas horas dice que la senadora de MORENA Marybel Villegas se reunió a solas con Nora Cerón. Con un par de cuentas matemáticas básicas, puede haberle demostrado que su futuro sería incierto si decide apostar por el lado incorrecto de la historia. 
Como se dijo, la presidenta del Teqroo va de la presión del oficialismo estatal, a la presencia imponente de MORENA. En el medio está su carrera, su futuro, y su poder. Y allí, en un rincón cada vez más olvidado, la Ley.  

Teqroo podría meter al PRI en la Jucopo, darle un pluri al PES, y quitarle la mayoría al lopezobradorismo