¿ES O NO EL PARTIDO DE CJ? Dudas con el papel de Confianza por QR para 2019

¿ES O NO EL PARTIDO DE CJ? Dudas con el papel de Confianza por QR para 2019

El nuevo mapa electoral después del 1J, le quita razón de ser a ese partido político local.

Como no puede ir en alianza en 2019, en el Frente consideran que será más un estorbo que una ayuda. 

Será, en los hechos, otro partido para pelear el mismo mercado de votos, y no para quitarle votos a MORENA.

El recientemente aprobado partido estatal tiene una clara vinculación con joaquinistas.

Pero los principales operadores del gobernador no quieren participar allí.

 

(La Opinión) 

 

Confianza por Quintana Roo es un partido político local que parece haber nacido en el peor momento. 
Tuco su origen el año pasado, como una agrupación política con proyecto de convertirse en partido político, lo cual logró pocos días atrás, luego de que el Instituto Electoral del estado lo aprobara. 
El problema es que desde el momento que se ideó el proyecto, hasta el de su nacimiento, la situación política cambió mucho en Quintana Roo. 
Confianza por Quintana Roo se pensó en un ámbito en donde el Frente oficialista del PAN-PRD, más el agregado del MC, soñaban con mantenerse como primera fuerza estatal. 
Ahora, esa primera fuerza es MORENA, y los partidos del Frente están casi igualados de votos con el PRI, muy lejos del partido de AMLO, que tiene sueños hegemónicos. 
Por eso, el proyecto de un partido más para la alianza oficialista deja de tener sentido. 
En la elección de 2019 habrá 25 espacios para repartir. El Frente logró el 23 % de los votos el pasado 1 de julio en todo el estado. Aún si mejorara sus números, hasta un 30% digamos, le tocarían muy pocos lugares. 
Confianza por QR, como partido nuevo, no puede ir en alianza en 2019. Debe ir solo a la elección, de acuerdo al artículo 79 de la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales del estado, como se ve en la fotografía de abajo. 

 

Por el perfil que tiene, no se trata de un partido que vaya a pelear los votos de MORENA. Más bien va a ir a buscar sus votos en el mismo mercado en el que los busca el Frente. 
Y en ese mismo mercado posiblemente esté el PRI. Incluso, podría ser que el tricolor aparezca como aliado, legal o de facto, del Frente, para oponerse a MORENA. 
La pregunta que se hacen en el Frente es ¿Cual es la razón de tener otro partido para pelear los mismos votos? 

 

EL NACIMIENTO “JOAQUINISTA” 

 

Desde que pidió su registro como partido, Confianza por Quintana Roo parecía muy vinculado al joaquinismo. De hecho, en agosto del año pasado, el propio gobernador Carlos Joaquín reconoció en algún momento que muchas personas ligadas a él estaban allí. 
En aquel momento, la especulación política decía que el paso obligado era que una vez superadas las elecciones, el joaquinismo se refugiaría en Confianza para tener un espacio propio. 
En el PRD, incluso, antes del 1 de julio consideraban que el joaquinismo los dejaría de lado después de la elección, para sumar todos sus cuadros (incluso los que ganaron bajo las siglas del Sol Azteca) a Confianza. 
Los escasos votos que el PRD sacó en la elección, evitaron cualquier complicado proceso para dejarlos de lado. El Sol Azteca está debatiendo cosas más profundas que alguna alianza; por ejemplo, su posible desaparición.
Su vinculación al oficialismo es, hoy, casi testimonial. 
Pero el 1 de julio también le generó problemas a Confianza (que para ese día ni siquiera había nacido formalmente) porque, como ya se explicó, perdió mucho de su razón de ser. 

 

¿FUTURO PARTIDO HUÉRFANO?

 

En el Frente, principalmente en el PAN, consideran que el partido es una dispersión de tiempo, gente y recursos.
Nadie se engaña: el partido obtiene todo el apoyo de personas muy vinculadas al gobierno. Sin embargo, tanto los referentes “en tierra” del joaquinismo, como los propios funcionarios del gobierno, y todos los potenciales candidatos a 2019 (que no abundan, debe decirse) no quieren participar en Confianza. 
Se espera que para octubre, el partido defina una dirigencia formal, que podría quedar en manos de Miguel Ramón Martín Azueta.
Pero los aliados de Carlos Joaquín esperan que más bien ese partido quede fuera del radar del Frente, porque consideran que la batalla de 2019 será demasiado dura como para perder tiempo, dinero y esfuerzo en una guerra interna de baja densidad y mucho potencial de daño.

 

Contexto

 

Confianza por Quintana Roo no es el partido de CJ, asegura dirigente