LEGADO BORGISTA | Rescisión de Aguakan costaría más de 13 mil MDP, y habría que cancelar deuda de CAPA

LEGADO BORGISTA | Rescisión de Aguakan costaría más de 13 mil MDP, y habría que cancelar deuda de CAPA

Es por una cláusula del contrato que firmó la administración de Roberto Borge.

Para rescindir el contrato, se le debe pagar a la empresa la ganancia anual hasta el año 2053. 

Lo dio a conocer el PAN. 

Es la primera vez que se da una información oficial sobre ese contrato de concesión de un servicio público. 

Además, si se rescinde la concesión, habrá que pagar de una vez 900 MDP de la deuda bancaria de CAPA.

Es una de las condiciones que aceptó el borgismo para que le den el crédito de 560 MDP que pidió la paraestatal. 

Se debe mantener el Titulo de concesión con Aguakan, o cancelar toda la deuda más intereses de una sola vez. 

 

(La Opinion) 

 

La posible rescisión de la concesión de Aguakan tiene varios puntos difíciles. Uno de ellos es lo que se debe pagar por la rescisión de ese convenio, hasta hoy casi un secreto de Estado.
En una conferencia de prensa realizada por los diputados del PAN, se dio a conocer que la ampliación del contrato de concesión, que firmó Roberto Borge, dice que si se rescinde ese contrato, se le deberá pagar a la empresa una cantidad igual a las ganancias anuales presuntas hasta el año de vencimiento, o sea 2053. 
En los hechos, entonces, es un contrato que no se puede rescindir. Sólo se puede acelerar su conclusión si se paga todo por adelantado. 
¿De cuánto dinero se trata?
Si se toma como referencia el balance que la empresa presentó a la Bolsa Mexicana de Valores en 2016, los ingresos totales anuales fueron de 1952 millones de pesos, y la Utilidad Neta Consolidada fue de 333 millones.

Ahora, en 2017 la empresa ingresó más de 2250 MDP, por lo que su utilidad, manteniendo los mismos porcentajes, sería de aproximadamente 385 MDP. 

Si a eso se lo multiplica por los 35 años que faltan hasta 2053, el pago que habría que afrontar casi llega a los 13 mil 500 millones de pesos. 
Eso, sin considerar los ajustes por inflación previstos, y si saber si la base que se toma como utilidad no es otra mayor a la Neta Consolidada.
El año pasado, cuando se anunció una inversión de la empresa por 70 millones de pesos en Puerto Morelos, el director general de Aguakan, Roberto Robles, sin dar cifras, aclaró que la rescisión sería muy costosa.  
“No te sabría decir el monto en este momento, porque no solamente es el monto de la infraestructura que tengamos hecha, sino que hay otro montón de factores, que son el improductivo, y el compromiso a largo plazo de las sesiones de derechos otorgados a través del contrato de concesión”, dijo.

 

LA DEUDA 

 

Otro de los aspectos que no se han tomado en cuenta es que cuando el gobierno de Roberto Borge pidió el crédito de 560 millones de pesos para CAPA (el cual desapareció completamente) firmó una cláusula según la cual el estado debe mantener, durante toda la vigencia del crédito, el Título de Concesión con Aguakan. 
Si eso no sucediera, el banco tiene el derecho a exigir el pago completo de la deuda y sus intereses. 

Como lo dio a conocer La Opinión hace ya casi un año, en octubre de 2017 (ver nota abajo) la información surge del propio contrato del crédito, que es retomado por la calificadora HR Ratings para su informes. 
En ese contrato que se firma durante el borgismo para acceder a ese crédito, el Gobierno acepta, entre las “Obligaciones de hacer y no hacer”, lo siguiente: 
“El Estado deberá mantener vigente el Título de Concesión durante toda la vigencia del crédito y cumplir en todo momento con las obligaciones derivadas del mismo”.
En un contrato de este tipo, si el deudor no cumple algunas de las Obligaciones de Hacer y no Hacer, se generan los llamado”Eventos de aceleración”, y luego los de “vencimiento anticipado”.
Eso implica que “el Banco podrá dar por vencido anticipadamente los plazos pactados y exigir de inmediato lo que se le adeude por concepto de capital, intereses normales, moratorios y demás accesorios financieros”.
Tomando los datos de pagos entre 2019 y 2030, año en que se pagaría el crédito, se debería abonar de una vez aproximadamente 503 millones de pesos de deuda, y otros 481 millones de intereses.  
Por ello, ante esos números imposibles de enfrentar, la estrategia del Gobierno es cargar a Aguakan todas las deudas por infraestructura, obras no realizadas, y mal servicio que tiene, para llegar a un punto de equilibrio en el cual la rescisión de contrato sea lo más conveniente para ambas partes, y se realice sin costos. 
Contexto

No se puede rescindir concesión de Aguakan; habría que pagar 960 MDP del crédito de CAPA