¿Podría perder MORENA diputados en el TEPJF? Sí, y estas son las opciones legales

¿Podría perder MORENA diputados en el TEPJF? Sí, y estas son las opciones legales

Si tan sólo un magistrado cambia de opinión, cambiaría la composición del Congreso de Quintana Roo. 

Todas las miradas se dirigen al principio de “proporcionalidad pura”, o a un mayor “equilibrio” entre los votos y las curules de cada partido. 

La ley local menciona esa figura, y en el Tribunal Federal los votos están divididos, como quedó de manifiesto en el “Caso Jalisco”. 

Si se aceptara ese principio, MORENA podría perder al menos un diputado. 

En el PRI le “prenden velas” al TEPJF para poder tener un lugar en la Jucopo, y dejar al Verde fuera. 

Pero el objetivo mayor sería que el lopezobradorismo se quede sin mayoría. 

·

(La Opinión) 

·

La decisión de la Sala Superior del Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para estudiar a fondo las impugnaciones por el reparto diputaciones plurinominales, encendió todas las alarmas de la política local. 
En MORENA temen que les quiten uno, o incluso más, diputados, mientras que el PAN, PRI y PES están a la expectativa, porque podrían ser los ganadores.  
Las posibilidades legales están abiertas, desde el momento en que los magistrados van a analizar la Constitución y la Ley electoral a la luz de lo que mandata el 116 constitucional. 
Este artículo de la Constitución General dice: 

·

“Las legislaturas de los Estados se integrarán con diputados electos, según los principios de mayoría relativa y de representación proporcional, en los términos que señalen sus leyes”.

·

Ese párrafo señalado en el texto, implica que no se obliga a las entidades a seguir reglas específicas sobre la regulación de su sistema electoral local, sino que tienen libertad legislativa al respecto. 
Ahora bien, en Quintana Roo, las impugnaciones van sobre varios puntos, pero el que más llamó la atención hasta ahora es el de la posible aplicación de la “proporcionalidad pura”, que la Ley Electoral local contempla. 
En síntesis, esto implicaría que los partidos deberían tener un porcentaje de diputados en la Legislatura lo más cercano posible a su porcentaje de votos.  
La Sala Superior ya trató un caso similar al de Quintana Roo, y fue el de Jalisco (REC 1629/2018) 
Como se trata de un tema complejo, vamos a explicarlo paso a paso.

·

EL CASO JALISCO 

·

En ese estado, MORENA y el PRI impugnaron el reparto de plurinominales, aduciendo que la ley local permitía que una vez realizado el reparto de diputaciones (y habiéndose tomado en cuenta el límite de sub y sobre representación del 8%) se podían hacer “ajustes adicionales” para que el porcentaje de votos de los partidos se corresponda con el porcentaje de diputados. 
La impugnación se basaba en un párrafo de artículo 20 de la Constitución de Jalisco, que dice que los partidos deben recibir diputaciones plurinominales “de acuerdo con su votación”, y el artículo 17 de la Ley Electoral que dice: 

·

“El Instituto, al aplicar la fórmula electoral, asignará a los partidos políticos el número de diputados por el principio de representación proporcional que les corresponda de acuerdo con su votación obtenida”.

·

EL CASO QUINTANA ROO 

·

En la Constitución local no hay ningún párrafo que hable de la proporcionalidad pura, pero sí se menciona en la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales. 

·

“Artículo 376. Para la asignación de Diputaciones por el principio de representación proporcional, se determinará cuáles partidos están en los casos que prevé el artículo 54 de la Constitución Estatal. En todo momento, se procurará que los partidos políticos obtengan similar cantidad de curules que representen el porcentaje de los votos que hubieren obtenido en la elección correspondiente.
Se considerarán como elementos de la fórmula de proporcionalidad pura, los siguientes”.
·
RESOLUCIÓN DEL CASO JALISCO 

·

En ese caso, la Sala Superior decidió decidió declarar infundadas las impugnaciones, con respecto a la proporcionalidad pura y los ajustes posteriores a la fórmula.
Dice la sentencia:
 ·
“El orden constitucional y legal no prevé dicho mandato, pues:
  1. nuestro sistema electoral no busca una proporcionalidad exacta entre curules y votos; 
  2. los estados tienen libertad configurativa para definir la manera en la que implementan el principio de representación proporcional en sus congresos locales; 
  3. la fórmula prevista para la asignación de representación proporcional en Jalisco se ajusta a los parámetros constitucionales;
  4. no existe mandato constitucional o legal que del que se desprenda la necesidad de buscar una correspondencia exacta entre el número de curules y los votos recibidos por cada partido político; y
  5. ha sido criterio constante de esta Sala Superior respecto a que los ajustes en la asignación de representación proporcional solo se justifican para encuadrar la asignación dentro de los límites constitucionales de sobre y subrepresentación del ocho por ciento.
·
Se consideró que “el propio sistema permite que existan distorsiones entre estos elementos, ya que no se trata de un sistema de proporcionalidad pura, sino mixto, que al combinar la mayoría relativa con el principio de representación proporcional deja un margen de distorsión justamente ante la imprevisibilidad de los resultados de mayoría relativa”.
Sin embargo, esa sentencia no fue por unanimidad. Hubo 4 votos a favor y tres en contra. Y ahí está la clave del caso Quintana Roo. 

·

LA RESOLUCIÓN DEL CASO QUINTANA ROO, Y SUS CONSECUENCIAS  

·

Si se toma al pie de la letra lo que se decidió en Jalisco, quizá también se desecharían las impugnaciones de Quintana Roo. 
Pero cada estado tiene libertad para hacer su propia ley dentro de los límites que impone el 116 Constitucional, por lo cual deben analizar el tema de manera específica, y pudiera incluso llegarse al caso de que algún magistrado cambiara de parecer, porque encontrara fundamentos en la ley local. 
En el caso de Jalisco, tres magistrados (Felipe de la Mata Pizaña, Janine Otalora Malassis y Mónica Soto Fregoso ) emitieron un voto particular a favor de realizar ajustes adicionales una vez que se hace el reparto de plurinominales, buscando un “equilibrio” entre votos y porcentaje de diputados. 
Para el caso Quintana Roo, si se aplicara lo que ellos propusieron,  se le quitaría un diputado a MORENA y se lo darían al PRI. 
O sea, todo quedaría como lo establecía la sentencia original del Tribunal Electoral del estado, muy criticada por la Sala Xalapa del TEPJF, que la revocó. 
El pedido del PAN y sus candidatos va más allá, y piden que la diferencia entre los votos y porcentaje de diputados de cada partido sea lo más cercano a cero. 
En ese caso, a MORENA le quitarían dos pluris (quedaría con 7 diputados) y una al Verde (quedaría con 2 diputados) y el lopezobradorismo perdería la mayoría en la próxima Legislatura. 
Pero lo que hay decir en este caso, es que esa opción de acercar ambos porcentajes a cero, no se aplicó en el caso Jalisco ni en el Teqroo, porque se consideró que distorsionaba el método. 
Se aplicó un equilibrio entre votos y y porcentaje de diputados, pero no acercando todos los partidos a una diferencia cero. 

·

LOS DEMÁS TEMAS 

·

Otros temas que tratará la Sala Superior serán: en caso de que la décima plurinominal quede para MORENA, si le corresponde a Edgar Gasca o Juan Carlos Beristain; si la forma en que corren las listas de las pluris, y la aplicación de segmentos, es legal entre los de la lista A y la lista B (mejores perdedores) y si a un partido ( en este caso Confianza) le corresponde una plurinominal por el sólo hecho de haber alcanzado el tres por ciento de los votos (en este último caso, la ley local no lo determina de ese modo, y además no fue motivo de la litis en ninguna de las instancias previas). 
También se verá si MORENA, PT y Verde deben ser considerados como una coalición en el caso del reparto de pluris.