Proyecto de Greg en Cozumel sí está en una ANP, y requiere de cambio de uso de suelo en zona de dunas y humedales (documentos)

Proyecto de Greg en Cozumel sí está en una ANP, y requiere de cambio de uso de suelo en zona de dunas y humedales (documentos)

Los datos surgen del propio proyecto que se presentó ante la Semarnat. 

Específicamente se establece que el proyecto está en un Área Natural Protegida. 

Ese punto había generado una polémica entre Greg Sánchez y Perla Tun en las últimas semanas. 

También, se requiere un cambio de uso de suelo forestal en terrenos “que incluyen áreas de selva baja subcaducifolia, de duna costera y de vegetación de humedal”.

 

(La Opinión) 

 

El proyecto hotelero que una empresa vinculada al ex alcalde Gregorio Sanchez quiere construir en la zona sur de Cozumel, que generó gran polémica en la isla, sí está dentro de un Área Natural Protegida, y además requiere de cambios de uso de suelo forestal en zonas sensibles. 
La información surge de la propia Manifestación de Impacto Ambiental presentada ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) por el promovente, El Jaguar Servicios Inmobiliarios, vinculado a familiares de Gregorio Sánchez. 
Se trata del proyecto Lakam Ha, a construirse, según se lee en la MIA “en una superficie total de 657,512.20 m2, de las cuales, sólo se afectarán por obras 49,571.34m2 equivalentes al 7.54% con un área libre de áreas verdes y de conservación del 92.46 % del total del predio”.
Se encuentra ubicado en el kilómetro 18.2 de la carretera costera sur de la isla. 
Greg ya había intentado en dos ocasiones anteriores que le aprueben el proyecto, pero no lo consiguió. Incluso, en alguna ocasión recibió una clausura por parte de Profepa por trabajos no autorizados. 
En las últimas semanas, el nuevo proyecto volvió a salir a la luz, luego de que la ex alcaldesa de Cozumel, Perla Tun, hiciera un llamado a no permitir que se construya un complejo hotelero de esa magnitud en esa zona de la isla. 
Perla dijo que el proyecto está en una ANP, lo cual fue negado por Greg en una entrevista con Noticaribe. 

 

SI ESTÁ EN ANP 

 

De una lectura integral a la MIA del proyecto se detectan dos aspectos muy sensibles. 
Por un lado, el proyecto sí está dentro de una ANP. Y lo dice de manera textual, como se puede apreciar las fotografías de abajo. 
El mar que colinda con el proyecto está en el Parque Nacional Marino Arrecifes de Cozumel. Allí habrá clubes de playa y, lógicamente, se espera que otras actividades acuáticas propias de un complejo de esa magnitud.
Sin embargo, según el proyecto, no se realizarán actividades que perturben el área. 
Dice el proyecto: 

 

“No habrá obras en la zona marina ni cerca de los arrecifes de importancia que se encuentran alejados a más de 500m de la línea de costa que afecte a los siguientes organismos como: langosta, caracol reina, coral negro, y los corales Acropora palmata y A. cervicornis, o algunas más que son explotadas por el alto valor intrínseco de sustancias naturales, como es el caso del octocoral (Plexaura homomalla). De igual forma para las tortugas marinas (verde, caguama y carey), no se afectan las playas sujetas a zonas de anidación donde las obras del club de playa están por detrás de la zona de área y duna embrionaria”. 

 

Además, en la MIA se establece que la zona donde está el proyecto no es de Uso Restringido, sino de Baja Intensidad, que permite ciertas actividades en el mar. 
En el proyecto se establece, para mitigar cualquier daño, la creación de un área Natural Protegida Privada, en el 50% del predio. 

 

CAMBIOS DE USO SUELO 

 

Por otra parte, la MIA establece claramente que para que el proyecto pueda realizarse, se requiere de un cambio de uso de suelo. 
Dice: 

 

“Para poder llevar a cabo el proyecto se aprovechará una superficie total de 7.51 hectáreas de las cuales, es necesario realizar remoción de vegetación y por lo tanto realizar el cambio de uso del suelo en terrenos forestales; superficie que corresponde a la propuesta en este estudio y que incluyen áreas de selva baja subcaducifolia, de duna costera y de vegetación de humedal”. 

 

Ambos aspectos deberán ser analizados por la Semarnat. Sin embargo, el proyecto también tiene una fuerte presión en su contra en la sociedad cozumeleña, que considera el área una zona muy sensible.