¿QUIÉN ES RESPONSABLE DE LA REAPERTURA? Gobernadores del PAN exigieron que el Semáforo de Riesgo sea estatal, y decidieron reabrir la economía

¿QUIÉN ES RESPONSABLE DE LA REAPERTURA? Gobernadores del PAN exigieron que el Semáforo de Riesgo sea estatal, y decidieron reabrir la economía

En una conferencia de prensa una mañanera el 13 de mayo, Carlos Joaquín fue la voz de los gobernadores que pidieron que los semáforos fueran estatales.

Y luego fue quien impulsó al turismo como actividad esencial, para poder reabrir rápidamente. 

Los gobernadores del PAN siempre dijeron que ellos iban a reabrir según sus propias decisiones.  

Aquí los tweet que lo demuestran. 

Ahora, deben asumir la responsabilidad de tomar las decisiones necesarias en este momento.  

.

(La Opinión) 

.

En las últimas horas se generó un amplio debate en México, y también en el estado de Quintana Roo, sobre la responsabilidad que le cabe a los Estados y a la Federación en la reapertura de la economía, que ha traído como efecto no deseado un rebrote de casos de Covid 19. 
El jueves, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, se refirió específicamente al caso del estado, y dijo, textualmente: “En Quintana Roo vemos una señal preocupante (…) muy probablemente la apertura está siendo demasiado rápida”.
La situación generó muchas respuestas oficiosas en el estado en contra de López Gatell, pero no hubo un pronunciamiento oficial del gobernador Carlos Joaquín. 
Lo más cercano a una postura oficial ha sido el breve tweet de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) de este sábado, que dice: 

.

“A propósito de las declaraciones hechas ayer por el subsecretario @HLGatell, hemos solicitado una reunión urgente con el titular de la @SSalud_mx, #JorgeAlcocer, para hacer las aclaraciones pertinentes”.

.

Como siempre, las posturas del GOAN dejan a Carlos Joaquín ante una situación compleja ante la Federación. 
Lo cierto, en este caso, es que tanto el gobernador como sus colegas panistas fueron los principales gestores de que el Semáforo de Riesgo fuera una decisión de los estados. 
Y aquí están las pruebas. 

.

TWEET Y MAÑANERA 

.

El 12 Mayo, cuando se dio a conocer que la Federación impulsaba un Semáforo de Riesgo, la GOAN emitió dos tweet que no dejan lugar a dudas (Ver fotografías abajo). 

.

“A raíz del anuncio de @DeSalubridad, advertimos que no es posible reabrir más actividades económicas hasta que el descenso en el nivel de contagios lo permita y se den los protocolos sanitarios para hacerlo con seguridad.  
Sería delicado e irresponsable.
Anticipamos que, escuchando a los especialistas en salud, y asumiendo la autoridad sanitaria que representamos, determinaremos lo conducente en nuestras entidades según las condiciones locales.
La salud y vida de las personas es primero”.
.
No hay mucho que agregar a esa postura. Los gobernadores decidieron cuando reabrirían la economía.
El 13 de mayo, Carlos Joaquín participó de la conferencia mañanera del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Cuando hizo uso de la voz, con un gesto adusto inusual para su estilo, el gobernador dijo: 
.
“Estoy seguro que los estados debemos verificar cada uno de los niveles de riesgo; nadie mejor que los gobiernos locales para conocer y saber lo que está pasando en cada una de nuestras regiones, de nuestros pueblos, de nuestras ciudades, y que nos permita en este esquema de coordinación poder tomar las mejores decisiones”.  

.

Otra vez, no hay nada que agregar. 
Días después, en una reunión virtual con el secretario de Turismo federal, Miguel Torruco, fue también Carlos Joaquín el encargado de presentar la propuesta de que en algunas entidades federativas el turismo se pudiera declarar actividad esencial, para poder reabrir la industria, lo cual se logró. 
Esos fueron dos méritos de la gestión del gobernador, que incluso así fueron presentados por él mismo. 
La reapertura, entonces, fue una decisión estatal. Y es el Gobierno del Estado el que ahora debe asumir los costos que esa decisión tiene, y definir el rumbo que debe seguir este proceso. 
Lo peor sería entrar ahora en un debate político estéril, que no va a dejar ninguna ganancia.  

.