Teqroo y Ieqroo, en su hora de mayor descrédito

Teqroo y Ieqroo, en su hora de mayor descrédito

La Sala Regional Xalapa acusó al Tribunal local de emitir una sentencia “sesgada”, y de incluir elementos que no existen en la ley para quitarle una plurinominal a MORENA y dársela al PRI. 

Dijeron que el Teqroo “incorporó una figura jurídica inexistente en la Ley electoral local y, como consecuencia, afectó los derechos de los partidos contendientes”.

El Ieqroo ya había hecho algo parecido cuando desconoció la ley para pretender que MORENA quedara sobre representado y quitarle un diputado. 

La sentencia que emitió la Sala Xalapa del TEPJF deja muy mal paradas a las autoridades locales electorales. 

Los magistrados Víctor Vivas y Nora Cerón, y la titular del Ieqroo, Mayra San Román, están en el ojo de un huracán político. 

Solo una sentencia muy diferente de la Sala Superior, podría salvar el enorme descrédito en el que han caído ambos organismos. 

 

(La Opinión) 

 

La sentencia de la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sobre las diputaciones plurinominales, fue más allá de entregarle una curul extra a MORENA; lo que hizo fue poner de manifiesto el actuar tendencioso y deficiente de los principales organismos electorales del estado. 
El Tribunal Electoral del estado (Teqroo) y el Instituto Electoral (Ieqroo) quedaron muy mal parados en esa sentencia, emitida el pasado jueves. 
Los magistrados federales acusaron al Teqroo de utilizar una interpretación “sesgada” de la ley para quitarle una diputación a MORENA.
Incluso, los acusó de subrogarse facultades que no le corresponden, y adicionarle a la ley un elemento que no existía. 
El Ieqroo también tuvo su parte, porque decidió utilizar un conteo diferente de votos al que obliga la ley, para determinar que MORENA estaba sobre representado, y así quitarle un diputado plurinominal.  
La acusaciones son de una enorme gravedad, porque dejan claro que estos dos organismos han perdido toda la credibilidad de la política y de la sociedad. 

 

LA POSTURA DEL TEQROO 

 

Algunos puntos textuales de la sentencia que emitió la Sala Regional Xalapa, dejan en claro el papel de las autoridades locales electorales.  
El punto fundamental que tocaron los magistrados federales (que votaron por unanimidad la sentencia, vale aclararlo) es la utilización errónea por parte del Teqroo del concepto de “proporcionalidad pura” y el “factor cero”, para quitarle un diputado a MORENA. 
El Teqroo utilizó esos criterios para argumentar que le correspondía a ese Tribunal hacer los cambios necesarios para que el porcentaje de diputados de cada partido se acerque al porcentaje de votos que tuvieron. (O sea, buscar el “factor cero” entre ambas variables) 
La ley local no contempla eso. En realidad, acepta que pueda haber una sobre o sub representación de hasta el 8%. 
Por ello, los magistrados de la Sala Xalapa dijeron que el concepto de “proporcionalidad pura” está incluido en la ley electoral local, y que la misma ley explica cómo aplicarlo, lo cual no incluye el “ajuste adicional” que hizo el Teqroo, para quitar diputados a un partido, aún cuando no sobrepasaba el 8% de sobre representación. 
Sin embargo, el Teqroo hizo su propia interpretación, adicionando elementos que no existen en la ley. 

 

LA SENTENCIA DE XALAPA 

 

Veamos algunos párrafos de la sentencia de la Sala Regional Xalapa, que dejan en claro los errores del Teqroo: 

 

“Así, al estar previa y claramente establecidos dichos parámetros en la Constitución local a fin de realizar la asignación y sin poder advertirse la existencia de alusión alguna en dichos preceptos que dé lugar a considerar la existencia de un elemento o ajuste adicional más allá de cotejar los límites de la sobre y subrepresentación, es de concluirse que la interpretación realizada por la autoridad responsable fue sesgada”.
“Aunado a lo anterior, para esta Sala, tampoco puede estimarse que dicha optimización o fórmula de proporcionalidad pura —en los términos expuestos por el Tribunal local—, pueda desprenderse del párrafo segundo del artículo 376, el cual señala que “[s]e considerarán como elementos de la fórmula de proporcionalidad pura, los siguientes”, ya que, se reitera, la interpretación de dicha disposición no puede ser aislada y parcial, dado que es claro que la norma en su integridad da paso a concatenarla con otros elementos, como lo son el cociente natural y el resto mayor”. 
“En ese sentido, es claro que el procedimiento previsto en ley, al integrar las asignaciones y ajustes por cociente electoral y resto mayor, se actualiza la “fórmula de proporcionalidad pura” que el legislador así denominó, previéndolo en tales términos y no en ajustes de optimización atendiendo a un factor cero”.

 

Y aquí están algunos de los párrafos más duros de la sentencia. 

 

“En ese tenor, es claro que la interpretación realizada por el TEQROO al establecer la existencia de un ajuste u optimización con base en el factor cero, en concepto de esta Sala Regional no se encuentra previsto en la legislación electoral de Quintana Roo”.
“Una consideración más que permite concluir que se discrepa con la interpretación a la que llegó el tribunal local, es la relativa a que éste se subrogó facultades que no le correspondían, puesto que introdujo un elemento no previsto en la legislación a fin de realizar la asignación de diputaciones”.
“En efecto, la autoridad responsable a partir de una interpretación normativa incorporó una figura jurídica inexistente en la Ley electoral local y, como consecuencia, afectó los derechos de los partidos contendientes”.
“Ahora, la incorporación de la figura de ajuste u optimización trastocó los principios de certeza y seguridad jurídica ya que dicha interpretación fue incorporada al sistema jurídico posterior a la jornada electoral y cómputo de votos, sin que los contendientes tuvieran conocimiento de dicha regla antes del cómputo, por lo que es claro que con el referido ajuste u optimización se modificaron las reglas de la asignación sin darle posibilidad a los partidos políticos de conocer sus alcances y aceptarla o repudiarla y confrontarla en su caso”.

 

Ante tamaña postura por parte de la Sala Regional Xalapa, sólo una decisión muy diferente de la Sala Superior del TEPJF, a donde se han presentado las impugnaciones del caso, podrían salvar a las autoridades electorales locales del descrédito en el que han quedado sumidas.