Desaparecerán el IPAE, el mayor símbolo de la corrupción borgista

Desaparecerán el IPAE, el mayor símbolo de la corrupción borgista

No tiene razón de ser, consideran en el Gobierno

Funcionó como una inmobiliaria para altos funcionarios y prestanombres

Crearán nuevamente un Instituto de la Vivienda para el ordenamiento territorial

(La Opinión)
El Gobierno del estado trabaja en una reforma a la ley para desaparecer el Instituto de Patrimonio Estatal (IPAE) y la creación de un Instituto a la Vivienda independiente, al estilo de lo que fueron el Inviqroo o Infovir.

La idea del gobierno estatal va por dos caminos: buscar un sistema que realmente administre y regule la tierra en el estado, y por otro lado desaparecer el IPAE, cuyo solo nombre es una seña de corrupción en el sexenio pasado.

Según las investigaciones y las denuncias realizadas por la Secretaria de la Gestión Pública, por medio del IPAE el Gobierno de Roberto Borge vendió alrededor de 9500 hectáreas de tierras públicas a un precio que es menor al 10 por ciento de su valor comercial.

De hecho, es la única denuncia que realmente ha prosperado contra el ex mandatario, y que llevó a que la Procuraduría General de la República (PGR) asegure 25 terrenos vendidos en esas condiciones a empresarios cercanos e incluso a la madre del ex gobernador. Las pérdidas están calculadas en al menos 5 mil millones de pesos.

EL NUEVO INFOVIR

El área que está trabajando de manera directa en la creación de un nuevo Instituto de Vivienda es la Secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) según lo anunció días atrás Julián Ricalde, titular de la Secretaria de Desarrollo Social e Indígena (Sedesi).

En 2013, el antiguo Instituto de Fomento a la Vivienda y Regularización de la Propiedad (Infovir) se fusionó con la Seduvi, y perdió mucho del poder que tenía.

Desde su creación, el Infovir tuvo como objeto «contribuir al ordenamiento territorial, el desarrollo urbano y promover el acceso de las familias a una vivienda digna», y también administrar las reservas territoriales, lo cual se fue perdiendo con el tiempo.

En el Gobierno creen que es momento de hacer renacer el Instituto, buscar nuevas reservas, y darle la función que tenía antaño. «El infovir trabajaba con números negros», explican en el Gobierno, para mostrar la inutilidad de haberlo desaparecido, y la necesidad de resucitarlo.

Por otra parte, se desaparecerá el IPAE, que desde su nacimiento en 2005 se inmiscuyó en las tareas de la administración de la tierra.

El IPAE tenía como uno de sus objetivos «determinar y convenir conjuntamente con la Secretaria de Planeación y Desarrollo y el Infovir, las prioridades y requerimientos de suelo para vivienda». Pero con el paso del tiempo, y fundamentalmente en el sexenio pasado, se convirtió en una inmobiliaria que remató terrenos públicos de enorme valor, para entregarlos a amigos y prestanombres del poder.

Su vieja tarea de «coadyuvar al desarrollo urbano, turístico y económico» fue convertida en el negocio de unos pocos.