A MORENA le sobra tanto, que hasta podría lograr tres senadores en Quintana Roo

A MORENA le sobra tanto, que hasta podría lograr tres senadores en Quintana Roo
Hugo Martoccia – Mesa Chica 

.

Un par de meses atrás, en una reunión con dirigentes nacionales de los partidos de la 4T, Mara Lezama pidió expresamente que la coalición no se rompiera en la elección al Senado. Había la idea, aquí comentada, de que el Verde fuese por su lado para intentar ser la segunda fuerza detrás de MORENA-PT, y así lograr un tercer senador por Quintana Roo. La gobernadora frenó esa ruptura concertada con una propuesta superadora: podrían lograr un tercer senador con la oposición.
La idea esgrimida era que una vez concluida la elección del 2 de junio de 2024, quien quede en segundo lugar en la elección, y logre así la tercera senaduría por el estado, se pasará a MORENA. Quienes pelearán ese segundo lugar (en la inteligencia de que la 4T arrasa en esa elección) son el Frente del PAN-PRI-PRD y Movimiento Ciudadano. De allí debería surgir el próximo converso al morenismo. 
Por el Frente, la primera fórmula al Senado le corresponde al PAN, y la propuesta más firme hasta ahora es la reelección de Mayuli Martínez. Por su postura durante estos seis años, es difícil imaginarse a la panista dando un salto a MORENA. Aunque quien podría asegurar nada a esta altura, cuando panistas de pura cepa de todo el país ya son integrantes del partido guinda. 
Pero el Plan B allí es la figura del empresario David Ortiz Mena. El hotelero de Tulum coqueteó durante un tiempo con MORENA, antes de que ese partido se decidiera por darle la candidatura a Marciano Dzul en 2021, y luego jugó un papel lateralmente opositor, aunque abandonó sus contactos morenistas, incluso en la cúpula nacional del partido.
El PRD lo ha presentado como su candidato a la segunda fórmula al Senado, pero la idea es que pudiera ser la primera. Es difícil de lograr porque los cambios en temas de género mueven demasiadas cosas, pero la lucha continúa. Al fin, el PRD dice que esa primera posición le corresponde. 
Por el lado de Movimiento Ciudadano la jugada podría ser bajar la candidatura de Roberto Palazuelos de último minuto (en MORENA dan casi por resuelta esa situación) y poner allí un candidato que pelee el segundo lugar de la elección, y luego se pase a MORENA. 
Ambos casos suenan bastante lógicos y no serían nada difíciles de operar para Mara. La oposición pelea una batalla muy desigual en Quintana Roo. Es más fácil negociar con MORENA que enfrentarlo. 
Todas las encuestas reales dicen que MORENA, como marca, tiene entre el 50 y el 70% de intención de voto, según la zona del estado de que se trate. Con candidatos puestos, la intención de voto baja 10 o 20 puntos, y aún así le alcanza para arrasar. 

.

LA DUDA DE LILI 

.

Hay una tercera opción mas arriesgada pero no menos probable, y es que la actual alcaldesa de Solidaridad, Lili Campos, ocupe la candidatura al Senado del Frente. Hay un sector del Frente, sobre todo del PAN, que desde hace mucho tiempo no cree en la verdadera intención de Lili de competir por su reelección. Dicen incluso que las idas y vueltas con el PAN por los espacios de la lista de Ayuntamiento (que llevaron a que la alcaldesa dijera que podría ir siglada por el PRI) son sólo los inicios de una salida elegante. “Es el mismo estilo de Carlos Joaquín, que terminó con él en la 4T”, dijo alguien que conoce bien a ambos. 
Esa versión tiene respaldo en un hecho concreto que tiene preocupada a toda la administración de Solidaridad, y tiene que ver con el enorme celo que la Auditoría Superior de la Federación y del estado ponen en cada obra en ese municipio. Hay una fiscalización de recursos que raya en la persecución, dicen en el gobierno de Lili. Todos saben que una presión de ese tipo es insostenible en el tiempo y tiene un sólo destino: una administración envuelta en denuncias de todo tipo. Quizá Lili piense que sea mejor estar del otro lado del mostrador.
Los que abonan a esa teoría dicen que el evidente cambio en la relación entre Mara y Lili, que pasó de la tensión casi insoportable a la cordialidad, es sólo la señal más visible de que la alcaldesa se dio cuenta de que no hay forma de pararse frente al tren de MORENA y el marismo, y buscará una salida política.
Ganar una senaduría como segunda fuerza y luego pasarse a la 4T no parece una mala salida. No sería nada descabellado. A Lili la buscaron del Verde desde el inicio de su administración, y tiene un relación más que fluida (para tratarse de una alcaldesa opositora) con la dirigencia nacional de MORENA. 
Su referente político es Carlos Joaquín, hoy Embajador de la 4T y socio político de Jorge Emilio González Martínez; protegido en el Estado y la Federación, con patente de impunidad y posiciones y exigencias políticas aún activas. 
En este punto hay que hacerle un lugar, por supuesto, a la otra versión. Hay quienes dicen que la buena relación entre Mara y Lili tiene que ver con que todo es parte del acuerdo con Carlos Joaquín, que se apartó para él la plaza de Solidaridad. Esa versión dice que Lili será reelecta como alcaldesa porque así está pactado. Y nada más. No hay ninguna senaduría ni nada parecido en el horizonte, porque no hace falta. El suelo está parejo.
A veces la versión más simple es la real. A la política normalmente la retuercen los intereses. Cuando los intereses están alineados, no hay para qué retorcer nada. 

.

MORENA Y SUS CONFLICTOS 

.

Como se ve, el problema siempre es de la oposición, que tiene poco y nada. MORENA tiene otros problemas; los de la abundancia. Las alcaldesas y alcaldes que buscan la reelección están en un constante estado de nervios porque Mario Delgado no da a conocer sus ya famosas “encuestas” que definen candidaturas.
Hasta los que están “casi” seguros son sometidos a todo tipo de rumores, porque al fin y al cabo todos saben que son reemplazables; la marca MORENA puede encumbrar prácticamente a cualquiera, y eso hace que cualquiera sea desechable.  
La culpa es de la dirigencia nacional. Lleva 10 días de retraso para dar a conocer nombres de candidaturas a diputaciones federales y alcaldías que están prácticamente resueltas en el estado. No se entiende porqué Mario Delgado no se quita de encima los problemas que no tiene para dedicarse a los que sí tiene. 
Otro problema de MORENA es la candidatura de Anahí González al Senado. Como lo adelantó en su momento este medio, la diputada federal cubre una cuota indígena que no es fácil de comprobar. Sin embargo, el partido le ha dado todo el respaldo y Anahí seguramente conseguirá la documentación que compruebe su vinculación con las comunidades mayas. En ese momento, su destino quedará en manos de los Tribunales Electorales. 
Como se ve en este caso, la elección no es problema; el problema está en una candidatura y nada más. Y ese escenario se repite casi en todos los municipios y distritos electorales federales. La resolución de la interna de MORENA es prácticamente la resolución de la elección. Ahí está centrada toda la competencia. 
Ese comodidad comienza a despertar algunos demonios, como la soberbia, la frivolidad y el descuido de algunos funcionarios y servidores públicos, con el Congreso del estado a la cabeza de ese desvarío. Como si fuesen las tentaciones del Paraíso. El caso del traspaso de la emisión de las licencias de conducir de los municipios al Imoveqroo es un ejemplo. Se hizo todo rápido, mal, sin socializarlo ni explicarlo (si es que podía socializarse y explicarse sin ruborizarse) y hoy se convirtió en un caos. 
No hay una sola publicación de medios de comunicación o redes sociales sobre el tema que no contenga quejas interminables de la sociedad. Hasta ahora, lo que hay a la vista es que algo que funcionaba bien ha comenzado a funcionar mal, y es más caro. Y además, parece cuestión de semanas para que el servicio decida concesionarse a una empresa privada. O sea, un error tras otro. 
El filósofo y político italiano Antonio Gramsci decía que el consenso hacia un gobierno se sostiene en los votos (que MORENA tiene) y/o en la opinión pública de la clase media, porque ésta es la constructora de subjetividad. Si esa clase media siente que la 4T es igual a lo que había, el Paraíso político puede ponerse en riesgo. 
Hay que tener más cuidado, porque las explosiones sólo están esperando la chispa que las provoque.